6 cosas que debes hacer para vender más con tu web

Un diseño moderno y actual, contenido que trasmita tu valor diferencial e imágenes inspiradoras y que te ayuden a vender tu producto o servicio son elementos básicos que debes tener en cuenta a la hora de construir tu página web. Pero si quieres vender con ella, eso no es suficiente.

Debes imaginar tu página como un comercio. El escaparate llama la atención, los productos están ordenados por categorías y secciones para ayudarle al cliente a “navegar” por él sin perderse. Ofertas y descuentos por doquier. Finalmente, las cajas estratégicamente colocadas para no perder ni una venta.

Tu web no es muy diferente. Así como los grandes centros comerciales cuentan con expertos en merchandising, tú debes dejarte asesorar por profesionales (o leer blogs como este) para que cada visita a tu página web se convierta en una acción: una compra, una solicitud de más información, la descarga de un white paper o cualquier otra acción que tenga valor para ti.

Entonces, ¿qué debes hacer para que vender más con tu web?

Tanto si tienes un e-commerce como una web corporativa o de servicios, te interesan estas 6 sugerencias para que tu web se convierta en tu máquina particular de hacer clientes. ¡Ojo, hay más!, pero considero estas algunas de las más importantes.

1- Llamadas a la acción

¿Qué son las llamadas a la acción? Son esos botones o enlaces que invitan al visitante a hacer algo.

El objetivo de nuestra página es precisamente que el visitante haga clic en esas llamadas o botones, por ello deben estar bien visibles en tu página, deben destacar por su tamaño o color con relación a otros elementos y deben estar situados en sitios estratégicos.

En muchas páginas estos botones quedan relegados a la parte inferior de la página, pero eso es un error.

No esperes a que tu visitante se lea toda la página para pedirte algo (normalmente no llegará tan abajo). Puede que tras las primeras líneas o párrafos esté convencido de que te necesita. ¡Pónselo fácil!

Haz que tu web venda más con llamadas a la acción bien visibles y prominentes

2- Destacar tus productos estrella

¿Ofreces una gama amplia de productos o servicios? ¡Genial! Cuanta mayor sea tu oferta, más probabilidades de que el visitante encuentre algo que le interesa.

Sin embargo, seguro que tienes algún producto “estrella” o que tus clientes solicitan más. Escoge aquellos que tienen más demanda y ponlos muy visibles en tu página principal.

De esta manera estarás ayudando al visitante a encontrar rápidamente la información que es muy posible que esté buscando. Y si la encuentra fácilmente, las probabilidades de que te compre (o se baje el white paper, o vea el vídeo, u otra acción) aumentarán exponencialmente.

Vende más con tu web destacando tus productos más solicitados

 

3- Usabilidad

La usabilidad mide el grado de facilidad con la que tus visitantes interactúan con la web. Debes procurar que esta sea lo más fácil e intuitiva posible. Si el usuario no se encuentra cómodo se irá. Y puede que no vuelva más. ¿Qué puedes hacer para mejorar la usabilidad? Estos son algunos consejos:

  • No abuses de los textos y estructúralos de tal manera que estos sean fáciles de escanear. Utiliza títulos, subtítulos, párrafos cortos y listados para presentar características o beneficios de un producto.
  • Utiliza vídeos e imágenes inspiradoras, pero que estos no sean muy pesados para que no ralenticen la carga de la página.
  • No incluyas muchos elementos que puedan distraer al usuario de tu objetivo principal (banners, ventanas emergentes, etc).
  • Facilítale al visitante realizar la acción que desea mediante una interfaz sencilla e intuitiva
  • Sé coherente y utiliza el mismo diseño y formato en todas las páginas, de lo contrario podrías confundir al usuario.
4- Navegabilidad

La navegabilidad mide la facilidad del usuario para moverse por las distintas páginas de tu web y encontrar la información y contenidos que busca. Para mejorar la navegabilidad, pon en práctica estos consejos:

  • Usa una estructura sencilla, sin demasiados submenús y páginas colgando de otras. Lo ideal es que tu cliente potencial no tenga que hacer más de 2 ó 3 clics para encontrar la información que busca.
  • Asegúrate de que todos tus enlaces funcionan. No hay nada más frustrante que aterrizar en una página con el típico error “404”
  • ¿Son los títulos de tus menús, enlaces y llamadas a la acción claros? No es lo mismo decir “Más información“ (incluso he visto “Más info” en algunos sitios) que “Así es como te puedo ayudar”. Déjale claro al usuario lo que va a encontrar detrás.
  • Y por supuesto, tu web debe estar adaptada a todos los dispositivos móviles. La experiencia de tu usuario debe ser excelente independientemente del dispositivo que esté utilizando. Me extiendo un poco más sobre este tema en el quinto punto.
5- Credibilidad y confianza

Credibilidad, ¿cómo se consigue eso? Pues ni más ni menos que mostrando a tu cliente potencial que sabes más que nadie del sector. Y una de las mejores maneras de demostrarlo es a través de la creación de contenidos actuales que respondan a las preguntas y preocupaciones de tu lector. ¿Tú a quién comprarías, a un experto o a un novato?

Con respecto a la confianza, algo que deberías hacer es incluir testimonios de clientes satisfechos. Como sabes, el boca a boca es una de las mejores herramientas de marketing.

Reforzar tu autoridad a través de un blog te ayudará a vender más con tu web

 

6- Una web adaptada a dispositivos móviles (o diseñada para ellos)

He dejado para el final lo que, a mi modo de ver, es una de las cosas más importantes a tener en cuenta cuando creamos una página web: el diseño adaptado al móvil.

Debes asegurarte de que tu página web ofrezca la mejor experiencia desde un dispositivo móvil, no solo porque si no lo haces serás penalizado por Google, sino porque un volumen enorme de tráfico en Internet se realiza desde estos dispositivos.

Además, la duración de la visita desde un móvil suele ser más corta, normalmente debido a las circunstancias en las que nos encontramos: estamos en la calle, en el autobús o esperando a que comience una reunión.

Por todo ello, debemos hacerle extremadamente fácil al visitante navegar por la página y encontrar lo que busca. Algunos elementos de un diseño adaptado a dispositivos móviles incluyen:

  • El menú: para facilitar la navegación, el menú se localiza en diferentes sitios según la anchura del dispositivo, y en la gran mayoría de casos se convierte en un elemento desplegable
  • La estructura: el contenido se estructura en una, dos o más columnas en función del dispositivo. Lo frecuente en el caso de los teléfonos inteligentes es encontrarse el texto e imágenes alineados en una sola columna
  • Las llamadas a la acción: los botones se vuelven más grandes (ya que en la mayoría de dispositivos utilizamos el dedo, y no el cursor, para clicar sobre ellos). Además, se añade espacio extra entre el texto y los botones para no clicar por error en un enlace del texto.
  • Formularios: estos suelen ocupar todo el ancho de la pantalla para poder ver sin dificultad (y sin necesidad de hacer zoom) los diferentes campos en los que introducir la información.

Es importante adaptar el diseño a los dispositivos móviles si quieres vender más con tu web

Y para terminar….

Un último consejo. Como he dicho al principio de este post, las estrategias a adoptar a la hora de diseñar una página web no se diferencian mucho de las estrategias de merchandising de un comercio offline.

Así que ya sabes, la próxima vez que vayas a hacer la compra, fíjate bien en todos esos elementos que facilitan y animan a que llenes tu carro y vete apuntando ideas mentalmente. Seguro que puedes aplicar algunas de ellas a tu página web.

Si tienes algún consejo más que quieras compartir, anímate a hacerlo en la sección de comentarios.

¿Necesitas ayuda con tu estrategia web? Hablemos

2018-01-19T16:34:45+00:00 19/01/2018|Web|

Dejar un comentario